¿Qué son los grupos de 12 pasos?

El modelo de recuperación de los Doce Pasos se trata de un programa de tratamiento no profesional por parte de Alcohólicos Anónimos que predica la abstinencia absoluta de todo tipo de sustancias que alteren el estado mental, anima a los miembros a buscar fortalezas fuera de sí mismos, ayuda a adoptar valores espirituales y recomienda realizar una serie de prácticas tales como: trabajar individualmente los Doce Pasos, asistir a reuniones, leer literatura específica y servir altruistamente a la comunidad.

También se utiliza en otras asociaciones como Narcóticos Anónimos, Al-Anon, Jugadores Anónimos, Cocaína Anónimos, etc.

Reunión

Características de los grupos de 12 pasos

El programa hace hincapié en la adquisición de unos valores espirituales que también pueden ser considerados valores morales. Existe un acrónimo que ayuda a los miembros a recordar los tres valores clave para la recuperación. Este acrónimo es HOW:

  • Honestity (honestidad): tanto con uno mismo como con los demás
  • Open-mindedness (mentalidad abierta): para explorar nuevas formas de pensar y actuar
  • Willingness (disposición): para adquirir nuevos patrones de pensamiento y de comportamiento
Características de los doce pasos

Grupos de apoyo mutuo y autoayuda

Los grupos de apoyo mutuo y de autoayuda son “autogobernados” por personas que tienen una preocupación de salud común (adicción en este caso) y que se proveen mutuamente de apoyo emocional.

Apoyo mutuo

Ayuda ofrecida por quienes padecen enfermedades o condiciones similares dentro de un mismo grupo.

Autoayuda

Movilización de recursos internos mediante el estímulo, la esperanza y el apoyo emocional recibidos del apoyo mutuo y la responsabilidad que una persona asume para resolver sus problemas en el contexto de un grupo de apoyo mutuo.

¿Por qué se debe asistir a los grupos de apoyo?

Los profesionales expertos en adicciones recomiendan a sus pacientes que se afilien a las asociaciones, que asistan regularmente a las reuniones y que se impliquen activamente en alguna tarea que puedan realizar altruistamente para la comunidad ya que cuanto más tiempo asista un paciente a las reuniones, tiene mayor probabilidad de mantener la abstinencia. Esta recomendación se basa en tres principios:

  • Participación en los grupos de apoyo combinado con tratamientos profesionales convencionales
  • Afiliación y asistencia a los grupos de apoyo de manera gratuita
  • Incrementación de la probabilidad de mantener la abstinencia a medio y largo plazo

Las personas que se benefician de mayor manera de los grupos de apoyo son aquellas que asisten un mínimo de 2-3 reuniones semanales durante los primeros meses de tratamiento, quienes asisten semanalmente durante el período posterior de mantenimiento, quienes continúan vinculados a la asociación durante años, quienes se involucran activamente en la asociación, quienes trabajan los Doce Pasos, quienes leen y aplican la literatura especifica de Doce Pasos, aquellos que buscan activamente ser padrinos de los recién llegados y aquellos que reciben simultáneamente tratamiento profesional.

¿Por qué se debe asistir a los grupos de apoyo?

Terapia de los Doce Pasos

La terapia de facilitación de los Doce Pasos es un tipo de terapia que es relativamente sencilla de aplicar. Esta terapia supone el conocimiento del programa por parte de los profesionales y la supervisión profesional del trabajo de los pasos.

Se suelen trabajar en orden del primero al último, sobre todo en el inicio del tratamiento y se promueve que se apliquen de manera continuada en el día a día.

Los pasos del 1 al 5 se asocian con las fases iniciales del tratamiento y se trabajan junto al terapeuta. El terapeuta guía al paciente y se centra en los pasos que más pueden ayudar a la persona en concreto. Por ello hablamos de una individualización del tratamiento.

Los pasos del 6 al 12 se suelen trabajar en una segunda fase del tratamiento y consolidan el trabajo y las lecciones aprendidas en los cinco primeros pasos.

Los Doce Pasos son:

  1. “Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.”
  2. “Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.”
  3. “Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.”
  4. “Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.”
  5. “Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.”
  6. “Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos.”
  7. “Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.”
  8. “Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.”
  9. “Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.”
  10. “Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.”
  11. “Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.”
  12. “Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar el mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.”

Leave A Comment